Aromatizantes para volver olorosa tu casa

Cada casa tiene un aroma en concreto que, a lo mejor no percibamos, pero sí las visitas. Además, hay espacios, como el baño o la cocina, donde se concentran olores más intensos y difíciles de remover. Por esto, buscamos colmar la vivienda con fragancias discretas, frescas y duraderas, que creen un ámbito relajante y con olor a limpio. Los aromatizantes son una alternativa perfecto para ello, porque rinden un largo tiempo, neutralizan los pésimos olores, tienen una diversidad de fragancias naturales y aportan un toque sutil satisfactorio.

El ambientador es una esencia que se muestra en diferentes formatos, como líquido, sólido, gel, vela o espray. Da distintos aromas como vainilla, jazmín, frutos rojos o azahar, por ejemplo. El objetivo del ambientador es perfumar la estancia y remover los pésimos olores con la fragancia elegida. Es dependiente del formato elegido, tiene más grande o menor duración.

Puede estar envasada en frascos de cristal. En esta situación se colocan numerosos mikados, unas varillas de madera que se impregnan con el olor del ambientador. Cuando los mikados están bastante impregnados, se les otorga la vuelta para que logren cumplir su funcionalidad. El ambientador con apariencia de vela aromatiza la estancia al prender la mecha, tal es así que puede utilizarse cuando se quiere. Existe además con pulverizador automático, que expulsa una proporción de esencia periódicamente.

Las especias (azafrán, betel, nuez moscada, pimienta, vainilla, etc.) son siempre aromáticas, pero tienen la posibilidad de ser además muy picantes, en tanto que los aromatizadores se usan fundamentalmente por su perfume. Especiar significa “dar sabor”, en tanto que aromatizar significa “perfumar”.

Los aromatizadores no tienen valor nutritivo, pero conforman un elemento importante en la cocina, ya se utilicen de manera directa en las preparaciones, según algunas composiciones de sabores y aromas (albahaca y jitomate; tomillo y cordero; estragón y pollo; etc.), o por medio de vinagretas y aceites aromatizados, mostazas, condimentos, rellenos, caldos, marinadas, fumets y maceraciones. La industria de las bebidas, sean o no alcoholizadas, y la confitería los usan extensamente.

Los aromatizadores se emplean frescos o conservados por refrigeración, congelación o desecación. En este último caso, se preservan, enteros o pulverizados, en tarros opacos y bien tapados, que se tienen que sostener en un espacio seco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Abrir chat
1
¿Hola, le podemos ayudar?
Chat
Hola, ¿en qué podemos ayudarle?