Cómo ensamblar tu propio estudio fotográfico casero

Seguramente si piensas en un estudio fotográfico, lo primero que te viene a la cabeza es un local colosal lleno de flashes y complementos carísimos. No obstante, tenemos la posibilidad de montar un estudio en nuestra casa y sin obligación de desembolsar una cantidad enorme de dinero.

¿Imposible? ¡No! Enseguida te cuento cómo conseguirlo.

¿Qué necesito para montar mi propio estudio fotográfico casero?

La foto de estudio puede ser muy interesante, porque te facilita vigilar totalmente la luz que influye sobre tu sujeto. Más que nada en foto de retrato o de producto los resultados tienen la posibilidad de ser verdaderamente buenos. Podrías reflexionar, en un inicio, que hallar ese tipo de fotos solo está al alcance de unos pocos, que se tienen la posibilidad de aceptar montarse su estudio fotográfico. No obstante alguno puede montarse un reducido estudio en el hogar, sin obligación de arruinarse.

En este texto veremos, punto por punto, todo lo que es necesario para ti para lograr montar tu estudio fotográfico casero de la forma más económica viable.

1. Un lugar despejado

Para hacer imágenes de estudio no necesitas tener un enorme local. Evidentemente todo ayuda, pero no es algo primordial. Si tienes un estacionamiento, una planta baja o un sótano va a ser más que bastante para montar tu propio estudio. Pero si no, no te preocupes; solamente deberás hallar un cuarto donde hacerte hueco.

Hay varios equipos plegables que llenan muy poco una vez almacenados, por lo que puedes montar el estudio en una cuarto de forma puntual y recogerlo cuando finalices la sesión, para volver a dejar el cuarto, así como se encontraba en pocos minutos.

2. Trigger

El trigger es un disparador remoto para el flash. Es un electrónico que conectará nuestra cámara con el flash que deseamos disparar, para que éste salte en relación pulsemos el enlace. Si poseemos bastante más de un flash, tenemos la posibilidad de conectarlos de dos formas diferentes:

Conectar uno de ellos para que sea el primordial y el resto programarlos para que funcionen por «simpatía». Esta alternativa supone que se dispararán en relación noten un cambio brusco en la intensidad de la luz, o sea, en relación el flash primordial se dispare.

Comprar numerosos receptores para un mismo trigger, para conectarlos a los distintos flashes.

Para conectar el trigger deberemos poner antes que nada el emisor anclado a la zapata de nuestra cámara. Luego, conectaremos el receptor en el flash por medio de un cable que va a llevar agregado comúnmente. Deberemos confirmarnos que emisor como receptor estén emitiendo por el mismo canal, para que se comuniquen de manera correcta.

Si en vez de un flash de estudio deseamos conectar un flash portátil, anclaremos la zapata del flash en el receptor, y después anclaremos la rosca del trigger sobre un trípode. Como ya establecen contacto por medio de la zapata, en esta oportunidad no requeriremos de un cable que los enlace.

3. Difusores

Más allá de que tenemos la posibilidad de disparar fotos de estudio sin difusores, lo verdaderamente recurrente es tener ellos. Los difusores sirven para filtrar la luz del flash y hallar una iluminación menos dura, que nos proporcione unas sombras más suaves. A lo mejor en alguna foto quieras que la luz sea dura si estás buscando un efecto más dramático o artístico, pero generalmente la luz difusa estimula más al rostro.

Puedes hallar varios tipos de difusores como ventanas o softbox, paraguas, octabox, beauty dish, etc. Además, si no dispones de difusores puedes utilizar la parte translúcida de un reflector 5 en 1.

4. Reflector 5.1

El reflector o 5 en 1 además va a ser un elemento muy considerable en nuestro estudio fotográfico. Por una sección, nos puede contribuir a reflejar la luz del flash primordial, para evadir tener que utilizar un segundo flash en la situación de que no tengamos la posibilidad tener uno.

Por otro lado, como te comentaba en el punto previo, además tenemos la posibilidad de utilizarlo como difusor si le quitamos el revestimiento reflectante. Al ser translúcido, filtrará la luz de una forma similar a un softbox, por lo cual puede ser atrayente utilizarlo con nuestro flash portátil si no tenemos flashes de estudio más expertos. El acabado va a ser muy parecido, y ¡nadie notará la diferencia!

Por último, además tenemos la posibilidad de utilizar la parte negra del reflector de dos maneras:

Para cortar la luz donde no deseamos que afecte. Entre otras cosas, si no tenemos ganas que un contraluz afecte al fondo, colocaremos el reflector negro al costado del flash para que la luz que se escape por los laterales no contamine el fondo.

Aunque parezca una alternativa cutre, puedes utilizarlo como fondo negro para retratos más cortos. Va a proporcionar el pego muy bien, ¡te lo aseguro!

5. Fondos

El fondo además es una sección primordial de la foto de estudio. Puede ser blanco, negro, gris o de colores, en relación del efecto que deseamos hallar en nuestra foto.

Tenemos la posibilidad de elegir por dos tipos de fondos de estudio: los atornillados a la pared o los desmontables, que vienen sujetos con dos trípodes y una barra transversal. Estos últimos son especiales para lograr montar el estudio dentro de tu casa, en algún cuarto, dado que se tienen la posibilidad de montar y desarmar de forma sencilla, y no llenan bastante una vez plegados y almacenados.

Los fondos frecuentes tienen la posibilidad de ser de tela o de papel. Cada uno tiene sus virtudes y sus inconvenientes:

Por una sección, el fondo de tela es más duradero, pero acostumbra llevar a cabo arrugas y requiere lavarse.

Por otra sección, el fondo de papel suele quedar más liso y cuando se ensucia sencillamente tienes que cortar esa parte y desenrollar un nuevo trozo limpio. No obstante dura bastante menos y, por consiguiente, es más caro. Además en oportunidades puede reflejar la luz del flash, provocando brillos indeseados.

A parte, luego además puedes hallar fondos particulares, hechos de vinilo o pvc, para hallar efectos curiosos como brillos o reflejos, más que nada servibles en foto de producto. Además puedes hallar fondos con dibujos o estampados para tus retratos.

Hay paquetes de fondos a muy buen precio, y también algunos vienen además con luces dentro.

Más allá de que los fondos son recomendables, dado que están diseñados de manera específica para foto, además puedes simularlos con una sábana o tela grande, o inclusive utilizar una pared y tapar el suelo con alguna tela. En otras oportunidades además es viable que decidas utilizar una sección real de tu casa, como el comedor o una cuarto, o que decidas montar un adornado utilizando atrezzo, en cuyo caso no requerirás tener un fondo.

6. Geles de colores

Tener algunos geles de colores además tienen la posibilidad de ser una aceptable alternativa. Éstos filtrarán la luz para que adquiera color, otorgándole a tus imágenes un toque diferente. Además, además te tienen la posibilidad de ser útil para «teñir» un fondo blanco y de esta forma no tener que adquirir fondos de diferentes colores. Puedes encontrarlos en tamaño grande, para los flashes de estudio, o en tamaño reducido para los flashes portables.

Una alternativa económica, si no deseas adquirir geles expertos, es adquirir papel de celofán en alguna papelería. Eso sí, no va a tener un color tan profundo como un gel profesional salvo que le coloques numerosas capas, en cuyo caso podrías perder mucha luz.

7. Atrezzo

Por último, el atrezzo te puede contribuir a hacer imágenes más interesantes o divertidas. El atrezzo puede ser alguna cosa: sillas, jarrones, globos, flores, cestas, elementos de decoración, etc. Sencillamente es tirarle creatividad y hacer nuestros propios niveles, para que nuestra foto cuente una historia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Abrir chat
1
¿Hola, le podemos ayudar?
Chat
Hola, ¿en qué podemos ayudarle?