Escalada: Conoce sus estilos, técnicas y materiales

La escalada engloba diferentes disciplinas y costumbres, y al inicio es un poco difícil conocerlas y entender en qué se distinguen. Tienen la posibilidad de clasificarse según su metodología, como la escalada libre y la artificial; o el medio donde se ejecuta, como la escalada en roca, la escalada sobre hielo, la escalada mezclada, la escalada alpina, la escalada urbana o en las paredes artificiales de un rocódromo.

Las diferentes disciplinas difieren en los conocimientos, el material usado y los métodos de protección: la escalada tradicional, la deportiva, el búlder, las fuentes ferratas o el psicobloc. Este artículo te exhibe, con ejemplos, los diferentes tipos de escalada y sus diferencias.

La escalada está en todas partes. Las localidades se llenan de rocódromos y disputas. A los cines llegan enormes producciones sobre hazañas épicas en enormes paredes. En los avisos se muestran contentos escaladores extremos. Y en Tinder extraño quien no tenga una foto colgando en una pared.

No obstante, si llevas poco tiempo en este mundillo, es habitual que todavía confundas algunos términos. Además, cuando comentas a alguien de fuera del ámbito escalador que sueles escalar, frecuentemente te saltan con anécdotas o comparaciones de alpinismo, montañismo, o inclusive, trekking.

Aunque está más en boca de la multitud, la escalada cuenta ya con una extendida trayectoria y diferentes costumbres aptas para todos los públicos.

Historia de la escalada y el alpinismo

La escalada en roca deviene con el hombre desde sus inicios. La necesidad de hallar comestibles o escapar de algún riesgo le harían trepar más comúnmente de lo que habría esperado.

La escalada, así como se conoce actualmente, deriva del alpinismo. El 8 de agosto de 1786 se registra el primer ascenso al Mont Blanc, por el Dr. Michel G. Paccard y su guía Jacques Balmat.

Rompieron una barrera popular, empezando una etapa dorada del alpinismo, impulsada por curiosidades científicas e intereses políticos y aventureros.

El 14 de julio de 1865, Edward Whymper conquistó el Cervino. Fue el último pico alpino alcanzado por la raza humana, poniendo fin a la etapa más importante en busca de aventura. Puedes leer más sobre esta épica ascensión en el libro «La conquista del Cervino«.

Entonces, la búsqueda de aventura y contrariedad giró hacia otro lado: la escalada en roca. En los años anteriores de siglo, Oskar Schuster y Paul Preuss proclamaban por una exclusiva mentalidad: la escalada libre. Desde ese momento, la evolución de la escalada siempre fué de la mano con:

  • La progresión técnica de los materiales usados.
  • La seguridad del escalador.
  • La, cada vez más grande, base científica y especialización de sus entrenamientos.

Tipos de escalada según su metodología

La primordial distingue es si usas las utilidades para seguir escalando o sólo como protección:

Escalada artificial o «artifo»

Fue el primer tipo de escalada, cuando era una utilidad más para progresar al subir a la cima de una montaña. Actualmente, se sigue llevando a la práctica en fuentes que no aceptan una escalada libre, en alta montaña, big walls o entre largos de escalada tradicional.

La más grande propiedad es que el escalador puede ayudarse de diferentes materiales para progresar por el muro. Entre ellos se tienen dentro ganchos, uñas, escaleras o estribos. Para asegurarse, utilizarán los mismos materiales que la escalada tradicional: empotradores, fisureros, friends,… Aún es viable hallarse reliquias de años atrás fijas en las rutas más tradicionales.

La escala para graduar la contrariedad va desde A0 a A6. En la A0, el escalador puede escalar avanzando de seguro a seguro.

En la A6 las paredes están completamente limpias, y se pide enormes talentos de escalada. Tienen la posibilidad de sucederse 10 emplazamientos seguidos para seguros que no aguanten más allá del peso del escalador. Se le suma que las reuniones tampoco soportarían una caída. Es la escalada artificial extrema.

Además, hay otras dos nomenclaturas que se refieren a que el extenso disponga de buriles (Ab) o esté equipado con algún otro material fijo (Ae).

Escalada libre

El escalador sólo puede utilizar su cuerpo para seguir escalando. Esto no impide usar magnesio, zapato para escalar, esparadrapo o rodilleras. La tarea de todos ellos es mejorar el desempeño del propio cuerpo. El resto de materiales van a tener la exclusiva funcionalidad de seguridad frente a una caída o incidente (arnés, cintas exprés, cuerda, casco, …).

La escalada libre debe bastante a los adelantos en seguridad y tecnología en materiales de escalada. Pero, además, a una forma de pensar que comenzó a ver la ruta, en lugar de la cima, como la parte sustancial de la escalada.

En la historia de la escalada libre ha habido enormes figuras:

John Gill adoptó una perspectiva más gimnástica, aparte de ser el primer escalador en utilizar magnesio. Llegó a encadenar bloques que han quedado sin repetición hasta una década después.

Tony Yaniro ingresó técnicas de entrenamiento desde un enfoque sistemático. Además, utilizó un equipamiento particular que él mismo diseñó.

Jerry Moffatt, Lynn Hill, Wolfgang Güllich, Chris Sharma o Adam Ondra son figuras últimas que fueron claves en la evolución de la escalada en libre de contrariedad.

Algunas fuentes equipadas tardan años en liberarse. Hay equipadores que eligen por hacer una asistencia para hacer más simple el paso y llevar a cabo más coherente el nivel total de la ruta. Otros, eligen dejarlos intactos para futuras generaciones.

Algunas son escaladas en artificial hasta que llegan escaladores capaces de liberarlas.

Disciplinas de la escalada

Diversas disciplinas de la escalada, cada una con unas particularidades fisiológicas, mentales y logísticas:

Escalada alpina en alta montaña

La escalada alpina es realizada en las altas montañas. Es el tipo de escalada que acarrea más compromiso y pide una más grande proporción de capacidades y materiales, ya que frecuenta combinar escalada clásica, escalada artificial y progresión sobre hielo.

Un escalador alpino debe desenvolverse con soltura tanto escalando en roca como en nieve o hielo, y en condiciones extremas. Además, entender manejarse en la alta montaña, y todos los peligros que acarrea. Debe reaccionar frente avalanchas y cambios drásticos a nivel climatológico, además de leer mapas y tener una aceptable orientación.

Antes de lanzarte a una aventura de esta clase, tienes que reunir la más grande proporción de información viable sobre la ruta y el material primordial para realizarla. Ten presente que la misma ruta va a ser diferente de acuerdo con la temporada del año.

La calidad y ligereza de los materiales cobran particular consideración. Además, suman otras características, como el saber de primeros auxilios, auto-rescate, cocinar eficientemente con los mínimos elementos, y la fuerza mental frente las adversidades.

Si deseas comenzar en este mundo, mejor ir con alguien que tenga vivencia y te guíe en los primeros pasos. Sin lugar a dudas, los regalos sensoriales que te regalará esta clase de aventuras van a ser difícilmente superados por alguna otra faceta de tu vida.

Escalada clásica o tradicional

Es un tipo de escalada realizada sobre paredes limpias de seguros. Tienden a ser rutas menos accesibles y de numerosos largos. Se considera la escalada más respetuosa con el medio, e supone una más grande carga de aventura y compromiso.

Los escaladores tienen que llevar, entre su material, diferentes seguros adaptados a las propiedades de la ruta. Comúnmente, estos seguros flotantes no se utilizarán como asistencia para progresar, llevando a cabo una escalada libre. Aunque algunas veces, se tienen la posibilidad de utilizar para lograr pasar de un extenso a otro cuando la pared no lo facilita de forma libre.

Lo habitual es que el primer escalador ponga los seguros. Éstos tienen la posibilidad de ser cintas en anclajes naturales, como árboles o puentes de roca, o seguros artificiales, como empotradores, clavos, fisureros, friends, totems, … El segundo escalador, asegurado desde arriba, los va recogiendo. Aunque, en oportunidades, los dejan numerosos días si quieren continuar probando la ruta para encadenarla o liberarla.

En varias rutas probablemente haya una sección cuidada con un seguro fijo en la pared, como spit o parabolt. El fundamento puede ser la imposibilidad de ubicar algún seguro en la roca o para dar seguridad frente a la contrariedad del tramo mencionado.

Esta clase de escalada exige, además de las características como escalador, un conocimiento técnico del material. Acostumbran usarse cuerdas dobles, por seguridad y para evadir el roce.

Antes de encaminarte hacia una escalada de esta clase, tienes que conseguir la más grande información viable sobre la ruta: su paseo, la contrariedad de sus tramos, cómo entrar, por dónde bajar y si hay oportunidad de llevar a cabo un rápel si fuese primordial dejar.

Además, vas a necesitar comprender la cantidad y tipos de seguros necesarios para realizarla de la forma más segura viable. Finalmente, algunos entendimientos de montaña y climatología van a ser de gran impulso.

Escalada deportiva

La escalada deportiva es un tipo de escalada libre que enfatiza el desempeño deportivo sobre los valores de compromiso y aventura. Se busca la competitividad, pero siempre apoyada en la seguridad.

Para eso, los equipadores instalan unos anclajes permanentes en la pared, frecuentemente llamados «chapas». Estos tienen la posibilidad de ser sistemas de propagación, como los parabolts, o pernos químicos, muchísimo más resistentes.

Los escaladores de deportes llevan unas cintas exprés, que colocarán en estos seguros. Por el mosquetón inferior de están cintas irán pasando la cuerda, lo que se conoce como chapar.

La escalada deportiva de primero fue haciéndose de reconocimiento hasta ser la más habitual actualmente. Gracias a esta seguridad, y tras una época de estudio de los conceptos básicos, el escalador puede escalar basado en la escalada en sí. Conseguirá ingresar en un estado de fluido, sin la necesidad de preocuparse por la exposición al compromiso.

Hay que agregar el desarrollo en la oferta de sectores accesibles y la cantidad surgente de apps móvil para conocerlos y llegar sin perderte. Además, la proporción de rocódromos urbanos y la, cada vez más grande, tecnificación en su entrenamiento. Es, además, una de las tres disciplinas que se tienen dentro del formato de competición.

Hay diferentes sistemas de graduación en todo el mundo. En España se usa una combinación:

Graduación UIAA para las fuentes de menor nivel. Es representada con números romanos y los signos «+» o «-«. Ejemplos: IV+ o V

A partir del sexto nivel, salta a la graduación francesa, compuesta de números y las letras «a», «b» o «c». Además, se sigue con el signo «+», y también «/», para afinar más con graduaciones intermedias. Ejemplos: 6a, 7b+, 8c/+

En el último período se está viviendo un enorme avance en los estándares técnicos, en las capacidades de los escaladores y en las adversidades de las rutas recientes. Desde que en 1913 el más alto nivel eran los Vs, pasando en 1991 por la ruta de 9a («Action Directe»), hasta que Adam Ondra encadenó en 2017 la primera iniciativa de 9c, todavía no repetida por ningún otro escalador: «Silence«.

Escalada de velocidad, cronoescalada o speed climbing

En esta clase de escalada, sus competidores acostumbran ir asegurados desde arriba, en top-rope. Siempre se escala la misma vía, cuya contrariedad ronda el 6b y mide 15 metros de altura. Lo sustancial es llegar a final de la ruta en el menor tiempo.

Es la especialidad más discutida dentro del formato de competición. La causa es el criterio recurrente de que la escalada es semejante a la danza o la música. Cada vía es como una partitura que tienes que leer e interpretar, en relación a su ritmo de adentro. Con este formato, todo queda a merced del cronómetro.

No obstante, debido al show que el planteo de desafío da al público, se hizo un hueco en las disputas de escalada.

Búlder, escalada en bloque o bouldering

En el búlder o bloque se busca la máxima contrariedad, tanto física como técnica. Es el crux en estado puro. La contrariedad llevada al radical. Fundamentalmente, es como coger la parte dura de una vía y desechar el resto.

Su costumbre se ejecuta en rocas o cuevas no bastante altas, o en las partes inferiores de paredes. Es además la forma más recurrente de entrenar en rocódromos por escaladores, gracias a su tranquilidad y sociabilidad.

Por medio de su escasa altura, sus practicantes no requieren ir atados a una cuerda. Su custodia proviene del uso de crashpads. Hablamos de unas colchonetas diseñadas para absorber el encontronazo de la caída. También importa la tarea de los porteadores, encargados de que el escalador caiga bien y dentro de la región cubierta con crashpads.

Hay algunos bloques con inconvenientes bastantes altos. En esta situación no es extraño que el escalador los pruebe primero atado a una cuerda, para reducir peligros. A lo largo del encadene, va a estar expuesto al riesgo, como si se tratase de un solo integral. Son los highball boulders, y llegan a sobrepasar los 15 metros de altura.

Gracias a su tranquilidad y carácter popular, el boulder es una costumbre en apogeo en los años anteriores. Además, se encuentra dentro de las tres disciplinas que se tienen dentro del formato de competición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Abrir chat
1
¿Hola, le podemos ayudar?
Chat
Hola, ¿en qué podemos ayudarle?